Los mejores consejos para realizar un curso virtual (y no morir en el intento)

Cada día, el mercado laboral se hace más competitivo, no sólo por la cantidad de plazas disponibles para ser ocupadas, en relación a la demanda de ofertas de los posibles empleados, sino también al nivel de preparación y calificación de los mismos para los distintos cargos.

Es por ello, que es imprescindible prepararse y especializarse si se desea sobresalir en el campo laboral. Lo que contradictoriamente, muchas veces se topa con la pared que representa la falta de tiempo para los estudios de manera formal, pues el trabajo absorbe gran parte del mismo.

De allí, que la solución que actualmente se ha puesto más en práctica sea la de capacitarse on line. Pues permite al interesado programar y planificar sus horas de estudio, además de acceder a programas educativos que de otra forma no sería posible, por razones geográficas.

Sin embargo, embarcarse en un curso virtual, no es para todo el mundo, ni garantiza que se consigan exitosamente los resultados esperados. Por ello, nunca está demás tomar en cuenta algunas consideraciones.

Comprende el esquema de aprendizaje virtual

Ciertamente, la flexibilidad en el horario y lugar desde el cual puedes acceder al contenido formativo, son unas magníficas ventajas de este tipo de educación, pero esto no significa que sea fácil. Pues, toda la responsabilidad en el avance o retraso en los estudios serán solamente de quien estudia. Pues, no habrá profesor o supervisor alguno recordando la entrega de algún informe, u otra evaluación pautada.

Por ello, aunque ventajoso en condiciones de espacio y tiempo, también requiere de autocontrol, orden, y disciplina de estudio, tanto o más que si se tratase de un estudio de tipo presencial.

Utiliza tecnología adecuada

Así, como en un ambiente educativo tradicional, necesitas de útiles que aseguren la recepción y resguardo adecuado de la información recibida, es decir, cuadernos, libros, bolígrafo. En el ambiente virtual, si se desea aprovechar al máximo la experiencia de estudios, y obtener la información impartida, de forma satisfactoria, es necesario contar con una buena conexión a Internet, si es mediante WiFi mucho mejor.

Además, algunos cursos en línea, requieren de ciertos dispositivos periféricos, como audífonos, micrófonos, cornetas. Además, de que se pueden requerir la instalación de ciertos sofwares o programas en el computador para acceder al curso. Considera todo esto.

Ambienta un lugar cómodo para estudiar

Ciertamente, y como anteriormente lo decía, loa ventaja de los estudios virtuales, es que podías acceder al mismo a cualquier hora y desde cualquier lugar. Sin embargo, lo recomendable es contar con un espacio privado y habilitado para tal fin. De manera, que sean mínimas las barreras que influyan en el proceso de aprendizaje. No es necesario contar con una oficina, exclusivamente para ello, pero si con un lugar en el cual te sientas cómodo, tranquilo y con poco tráfico de personas a tu alrededor.

Además, procura no tener acceso a otros sitios web durante el tiempo dedicado al estudio, e igual recomendación se aplica para el dispositivo celular, mantenlo en silencio para que perturbe lo menos posible a tus estudios.

Se consciente de las metas y objetivos del curso y autoevalúate en función a éstos

Todos y cada uno de los cursos que se encuentran en línea, tienen una estructura que permite verificar los objetivos que propone lograr al finalizar cada módulo, que es la manera en la que frecuentemente se organizan los estudios virtuales. Para ello, al final de cada uno, se ofrecen evaluaciones electivas y otras que son de carácter obligatorio.

Lo más recomendable es tomar todas las pruebas que se presenten, pues de esta manera además de ejercitar la memoria, fortalece tu comprensión, y permite evidenciar lo aprendido y las posibles fallas que requieren su corrección.